nota_cw

“En Emtec hace 10 años que ingresan ideas y salen modelos de negocios”

30 diciembre, 2013 | Revista nº 1

Entrevista al Lic. Cristian Wertmüller

La Incubadora Emtec cumplió su primera década de vida. La iniciativa es hoy observada por sus éxitos y buenos resultados. Es que su principal materia prima es la creatividad. Wertmüller nos explica sus secretos, el contexto en el que fue conformada, su filosofía de trabajo, visión y objetivos.

 

Luego del quiebre del 2001, las incubadoras de empresas comenzaron a surgir como una herramienta de gran valor. El objetivo de fortalecer al sector empresario con nuevas ideas y nuevas empresas se tornó en una posibilidad concreta de materializar. Y su ejecución fue coronada por el éxito.

La crisis, entonces, alimentó la creatividad, por lo que diferentes modelos de una misma idea nacieron cómo parte de la solución a la debacle institucional, económica, social y política.

Pasaron los malos años y estos espacios siguen siendo de gran importancia para los emprendedores, debido a que encuentran contención, información y acompañamiento para poder llevar a cabo ese proyecto que siempre han soñado.

Entre otras, la que ha resaltado por su rol protagónico y que goza hoy día de un gran prestigio es la Incubadora Emtec. Uno de sus hacedores, y primer Coordinador General que tuvo esa organización -que tiene como meta promover la formación de emprendedores-, es el Licenciado Cristian Wertmüller. Hoy, a diez años de su conformación, VOZ EMPRESARIA se sentó con él para que nos cuente la secreta fórmula para lograr tan alta reputación.

Voz Empresaria (VE): -¿Cómo nace la Incubadora Emtec?

Cristian Wertmüller (CW): -Pensar en la Incubadora es remontarnos al año 1998 cuando con un grupo de profesionales que trabajábamos en CEPBA comenzamos a diseñar un modelo de incubación. En ese momento siempre pensábamos que debíamos transformar y generar herramientas para la creación de nuevos emprendimientos que sean innovadores. Fue así que empezamos a pensar en esto que era una incubadora, sin saber que era una Incubadora. Al proyecto lo llevamos a Cartagena de Indias, a un Programa del Banco Mundial, pero no tuvimos mucha suerte, “bueno muchachos vuelvan cuando tengan algo más armado” fue la respuesta que obtuvimos.

Wertmüller recuerda con cierta gracia ese hecho. Cuenta que el proyecto se guardó hasta que en el año 2002, producto de una conversación mantenida con Aladino Benassi, presidente de la Confederación Económica de la Provincia de Buenos Aires (CEPBA). “La vida siempre da revancha y nuevas oportunidades”, le había subrayado Benassi. Y así fue.

VE: -¿Cómo se retoma el proyecto?

CW: -En una reunión se comenta que hay una posibilidad de que una empresa como Microsoft concrete una alianza estratégica con CEPBA para realizar distintas actividades. Fue ahí donde me acordé de ese proyecto que teníamos guardado. Lo sacamos, lo desempolvamos y lo presentamos. Tuvimos la suerte que a Microsoft le gustó. Entonces le propusimos que nos apoyen para contar con la espalda institucional de una empresa de esa magnitud que permita desarrollarlo. Microsoft aceptó y… arrancamos

VE: ¿Buscaron apoyo en el gobierno de la Provincia de Buenos Aires?

CW: -El Ministerio de la Producción de la provincia de Buenos Aires fue la primer Institución a la que le presentamos este proyecto. Fue en un contexto muy adverso y convulsionado, en donde la desocupación venía en aumento, nadie estaba pensando en cómo crear nuevas empresas, sino todo lo contrario, se pensaba en cómo mantenerse. Todo eso aún más agravado por la devaluación, la inflación, las corridas bancarias, entre otros males. La realidad era aterradora. Pero Emtec tenía una visión optimista sobre cómo combatir la crisis. Así comenzó sus actividades en febrero del 2003. Quienes compartían la misma idea fueron los socios fundadores: CEPBA y el Ministerio de la Producción, y además contamos con el apoyo de las Universidades locales que son parte del quehacer productivo y educativo de la región.

VE: -¿Cómo se puede ser optimista dentro de una realidad pesimista?

CW: -Concebimos que el desarrollo de las empresas debe ser tener alma innovadora. Y también estamos convencidos de que la transformación de una pyme se da desde dos ámbitos: la incorporación de tecnología, porque una empresa para ser competitiva siempre debe estar incorporando tecnología e innovando; y desde la asociatividad, porque a través de ella se generan ventajas comparativas que por separado no se podrían obtener. Con estas premisas se podía generar emprendedores o nuevas empresas en el ámbito de La Plata, en el ámbito de la Universidad Nacional de La Plata, la Tecnológica y la Católica. Estas casas de altos estudios de reconocimiento internacional han sido la materia prima fundamental para la Incubadora. Resumiendo, Emtec nace con la necesidad de crear emprendimientos innovadores y que esos emprendimientos sean de utilidad para las Pymes.

Pero Wertmüller también subrayó que la creación de la Incubadora Emtec tuvo un duro comienzo, dado que implicó que CEPBA corriera ciertos riesgos. Pero como todo comienzo, y como parte del duro aprendizaje de cada día, se generaron cosas positivas y no pocos tropiezos.

nota_cw
VE: -Recién marcabas el año 2003 como el momento en dónde la Incubadora comenzó a desarrollar sus actividades. ¿Cómo fueron esos primeros pasos?

CW: -Las empresas pymes debían generarse de otra manera. Nosotros le creamos un espacio en dónde incluimos a todos los actores involucrados en el desarrollo productivo y educativo de la región. En el inicio sólo comenzamos incorporando proyectos de software y esto se debió a que en nuestra ciudad exportábamos estudiantes a Buenos Aires, que iban a la mañana, trabajaban y regresaban a la noche. Por otro lado, observábamos que las Pymes necesitaban sistemas. A partir del año 2003 hubo una reactivación del sector empresario, primero anímico y luego apoyado en políticas de recuperación de la economía. Este nuevo contexto nos ayudó a que las pymes empezaran a tener la necesidad de generar herramientas tecnológicas. Había nacido un nuevo nicho en dónde era necesario generar nuevas empresas que den soluciones tecnológicas a empresas de menor envergadura. Esa fue la lógica que nos dio sustento para comenzar con software y luego en el 2006 incorporar el diseño industrial, llegando a la actualidad con un sin número de emprendedores y sobre todo de sectores a los cuales apoyamos.

VE: -¿Y la puesta en funcionamiento de Emtec?

CW: -Fue a través del un llamado a concurso. El primero que realizó la Incubadora Emtec, y por pedido de Aladino Benassi, fue abierto. El resultado fue satisfactorio, debido a que llegaron jóvenes con ideas que no tenían que ver con desarrollo de tecnología para pymes. Fue así que comenzamos a meternos en temas como la discapacidad y llegamos a desarrollar tecnología para todo tipo de discapacidad.

VE: -¿Cuál fue la importancia que demostraron los emprendedores de contar con un espacio como la Incubadora Emtec?

CW: El año 2003 para las Incubadoras fue un año bisagra, porque en ese momento la Secretaría de Ciencia y Tecnología, hoy Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación, crea un programa de apoyo a las incubadoras cuyo efecto inmediato fue la inmediata aparición de muchas otras. En la Argentina se empiezan a ver nuevos emprendimientos. La historia de las incubadoras, sobre todo en la provincia de Buenos Aires, fue un proceso de aprendizaje continuo.

VE: -¿Le parece que hagamos entonces un poco de historia para entender mejor el concepto de “incubadora”?

CW: -Allá por los años 93 ó 94, se importa un modelo de incubación proveniente del País Vasco, con un concepto de incubadoras municipales. Se instalaban incubadoras que eran espacios físicos en los talleres del ferrocarril, donde se armaban boxs y se ponían a disposición de los emprendedores. Esto era gestionado por la municipalidad. Luego se comenzó, a través de las Universidades, a estudiarse el modelo de incubación y a los emprendedores, comenzándose a realizar teorías sobre estos temas. Las Universidades cumplieron y cumplen un rol muy importante. Lo que sucede es que en enero la Universidad cierra, en diciembre se toman finales, y el emprendedor trabaja todo el año.

VE: -¿Y el rol de las entidades empresarias?

CW: -Empiezan a involucrarse luego. Pero una vez que entran, las entidades empresarias pasan a tener un papel muy importante, ya que no hay nada mejor que un empresario le cuente a un emprendedor lo que es ser empresario. ¿Porqué digo esto? Porque si alguna vez no se tienen los fondos a fin de mes para pagar los sueldos, en el Estado, ejecutas un presupuesto, en la Universidad ejecutas un presupuesto, pero el empresario si no vende no lleva la plata a su familia y no puede pagar los sueldos.

nota_cw
VE: -Pareciera que cada protagonista en una incubadora tiene una responsabilidad diferente.

CW: -El rol del empresario es muy importante, ¿es suficiente? No!. Debe haber una mancomunión de Instituciones trabajando de forma asociativa. Y acá me remonto a hablar de algo en dónde pongo mucho énfasis: “yo no le puedo hablar a un emprendedor de asociatividad, si yo no soy asociativo”. La asociatividad bien entendida empieza por casa. Si yo no trabajo de forma asociativa es muy difícil que le pueda transmitir este concepto a un emprendedor. CEPBA siempre tuvo un rol importante comulgando constantemente la idea del trabajo asociativo. Que todos los actores se sienten en una misma mesa: el Estado, la Universidad, las Cámaras Empresarias, entre otras instituciones y organismos. Todos trabajando de manera mancomunada para nuestro centro que es el emprendedor, que nos está mirando, nos está viendo y aprendiendo de nosotros.

VE. -¿Cómo te marcó Emtec en tu vida personal y profesional?

CW: -Emtec fue una experiencia profesional y personal muy importante. Llegó en una época de mi vida donde en espíritu de la juventud esta latente y te lleva a impulsar muchos proyectos. Fue muy importante el apoyo institucional que me brindó CEPBA, ya que por más proyectos que tengas, por más ganas que le pongas, por más innovación que le des, si no contás con un espacio propicio es muy difícil de lograrlo. Y ese espacio me lo brindó CEPBA. En lo personal fue muy importante. Yo provenía de varios años de trabajo en un equipo interdisciplinario en dónde aprendí a cómo trabajar de manera interdisciplinaria, algo que es complicado, sobre todo cuando la Facultad te enseña a trabajar en grupo, pero no en equipo. En el momento en el que se conforma la Incubadora, teníamos tres pilares: la interdisciplinariedad, que nos da amplitud mental; la asociatividad, porque nos asociamos para hacer negocios; y por último, la confianza, que es el más importante de todos, porque se debe ser confiable para que los emprendedores compartan sus sueños con nosotros.

VE: -¿Qué metodología de trabajo utilizan en la Incubadora Emtec?

CW: -A principios de año ingresan ideas y al final salen modelos de negocios. A su vez se permite el ingreso de personas, que sin tener ideas poseen un espíritu emprendedor marcado. Esto se determinaba a través de los perfiles psicosociales que realizan los profesionales dentro de Emtec, para poder armar los grupos interdisciplinarios. De esta forma, por un lado ingresan ideas y salen modelos de negocios, y por el otro, ingresan personas y se conformaban equipos de trabajos. Hoy tenemos la suerte de que muchos de esos emprendimientos de Emtec, cumplen la misma cantidad de años que cumple la Incubadora.

VE: -Vos marcas el apoyo que te brindó CEPBA para poder tomar la decisión de armar la Incubadora y la libertad que te dio para poder ejecutar ese proyecto. La Entidad Gremial está cumpliendo 40 años de vida ¿qué nos podes decir al respecto?

CW: -Confederación Económica es parte de mi vida. Creo que es una Entidad, que por el tipo de liderazgo que tiene, apostó siempre a la innovación y a la posibilidad de que uno se desarrolle, tanto en lo personal como en lo profesional. Hoy me toca estar desde otro rol, ya que tengo una mirada de las cosas desde el rol de la dirigencia empresarial, y también es algo que disfruto mucho. CEPBA ha jugado un papel preponderante en muchas empresas, en muchas instituciones y sobre todo con muchos emprendedores, que encontraron en esta Confederación un espacio para poder desarrollarse, con lo cual estoy muy contento de poder formar parte de este equipo. Las voluntades que hay dentro de la Entidad es fundamental para poder dirigirnos al norte que tenemos marcado, que no es más que el de ayudar a los empresarios y a los emprendedores a que puedan desarrollarse.

VE: -¿Tu futuro en Emtec?

CW: -Espero estar mucho tiempo más y poder seguir contribuyendo desde el rol que me toque. Pero lo que más deseo es poder haber contribuido, con mi granito de arena, a todo lo que hoy es la Confederación Económica de la Provincia de Buenos Aires, que no es más que la sumatoria de la conducción de Benassi con todas las voluntades que trabajamos en la misma línea.

Al momento de las despedida, Wertmüller valoró que se relance Revista VOZ EMPRESARIA, al destacar que “es una herramienta de difusión trascendental y estratégica, que tuve el gusto de dirigir cuando fui Gerente de CEPBA”. Y finalizó: “Considero que es un elemento muy importante para poder comunicar todas las acciones que realizamos y sobre todo poder llegar a todo el territorio de la Provincia de Buenos Aires.”

Video de la entrevista a Cristian Wertmuller

Compartir Nota